tiroAlBlancoChicoSiempre lo mismo


Por Daniel Mordecki
3 de noviembre de 2014

 


Hay dos afirmaciones que dan vueltas por la discusión sobre las encuestas: que el error de las últimas elecciones es ocasional y que las tres empresas que trabajan para la televisión son las más ajustadas. Ninguna de las dos se condice con los datos

La discusión sobre las encuestas y las encuestadoras que se disparó después del 26 de octubre tiene un tronco argumental que no se condice con la realidad. Los discursos a favor y en contra, los argumentos politológicos y sociológicos, así como las disculpas y autocríticas, incluyen de forma implícita o explícita dos afirmaciones que contradicen a todas luces los datos.

La primera es que en esta elección los pronósticos no fueron felices, pero que la historia muestra una sucesión de aciertos. La segunda es que las tres empresas que hace muchos años trabajan para los respectivos canales de televisión son las más afiatadas en sus pronósticos.

No hay que trabajar mucho para darse cuenta de que ninguna de las dos afirmaciones son ciertas, y si bien podemos pensar que algunos las hacen por desconocimiento hay actores para los que es imposible asumir que no conocen la historia de su trabajo en detalle.

Las encuestas de verdad

Si bien nos quieren hacer creer que una encuesta es una herramienta que puede predecir al electorado con precisión de decimales, la realidad es que una encuesta bien hecha solo puede dar una idea del valor con +/-5 puntos que concentran el error estadístico y los sesgos inevitables de la muestra.

Al combinar varias encuestas con diferentes métodos de muestreo, lo esperable es que los pronósticos se abran de forma amplia en rangos de aproximadamente diez puntos. Y luego la elección muestra que el valor real cae dentro del rango pronosticado.

Desde 1999 a la fecha, la única vez que se dio una distribución asimilable a este tipo fue en las elecciones internas de 2009:

cuadroInternas2009

 
En todas las demás elecciones, aparece un hecho que aleja significativamente los pronósticos de lo que debería pasar: los pronósticos se juntan muy pegados en un intervalo pequeño, de 4 o 5 puntos, y el valor real está fuera del rango.

Por ejemplo, en las internas de 1999 los 5 pronósticos de votos para Hierro López (PC) caen en un apretado rango que va de 47% a 51%. La votación real fue 43%. Todos los pronósticos quedaron muy lejos por arriba del valor real. En las encuestas de verdad, estas cosas tienen probabilidad de uno en millones, o lo que es lo mismo, prácticamente no suceden.

Una historia de correlación

En estadística se dice que dos variables A y B están correlacionadas si al aumentar el valor de A también lo hace el valor de B y viceversa. Podemos decir que de alguna forma los cambios en una de las variables influyen en los cambios de la otra.

La explicación del párrafo anterior aporta una forma efectiva de saber si los pronósticos de las encuestadoras están correlacionados: cuando suceden cosas muy poco probables, con todos los pronósticos por arriba o por abajo del valor real, se puede comenzar a sospechar que hay correlación. Y en Uruguay esto sucede siempre, una y otra vez, sin excepciones.

Los datos históricos respaldan esta afirmación. Si tomamos todos los actos electorales de 1999 a la fecha, las encuestadoras tuvieron que realizar 41 pronósticos. En 22 de los 41 casos quedaron todos los pronósticos por arriba o por abajo. Si que esto suceda una vez es muy raro, que suceda la mitad de las veces es absolutamente imposible. Podemos estimar su probabilidad en un número que tiene cien ceros después de la coma decimal, antes de la primer cifra significativa.

Si los pronósticos de las elecciones son una montaña difícil de escalar, no hay duda alguna de que las encuestadoras son un grupo de escaladores atados firmemente unos a otros.

The big three

Contrariamente a lo que se afirma una y otra vez, las encuestadoras que trabajan para la televisión no tienen registros mejores sino peores.

Si consideramos los 41 pronósticos para Cifra, Equipos y Factum, son 33 las veces que quedan todos pegados y lejos del valor real. Para las encuestadoras de la tele, dar resultados razonables es una excepción y no la norma.

Hay algunas consideraciones relevantes:

Perlas

Algunos pronósticos califican sin duda alguna para perla:

¿Cómo esconden esta realidad delante de nuestros ojos? ¿Por qué afirman una y otra vez que siempre aciertan? ¿Creen sinceramente que sus resultados son independientes, o nos están mintiendo sin más trámite? Son todas preguntas que se irán devanando con el paso del tiempo.
Lo que cabe duda es que el error de las elecciones nacionales no es novedad, sino la repetición de un patrón constante que tienen como causa una fortísima correlación en los pronósticos.

 

________
Toda la información de base es de dominio público. Puede revisar el detalle completo del histórico de pronósticos o contactar a Daniel Mordecki
 

 

Otros artículos relacionados sobre las encuestas
Por una Ley de Encuestas (2014)
¿Tocan las encuestas? ¡A quién le importa! (Internas 2014)
Encuestas de opinión, ¿política o ciencia? (elecciones internas 2009)
Sobre la validez de las encuestas - Episodio II (elecciones nacionales 2005)
Sobre la validez de las encuestas (Internas 2004)
La encuesta y el censo (sobre las consideraciones metodológicas)

 

 

Artículo

 

 

 

 

mordecki.com

 

 

 

Valoraciones

Calificacion promedio 7

Una valoración

Su opinión:

Excelente

Muy bueno

Bueno

Aceptable

Regular

Malo

Muy malo

¡Suscríbase!

Reciba una notificación cuando se incorpora un artículo
Más información

Usabilidad, y estrategia en Internet

white_spacer

Comentar

Nombre:

Email:

Comentario:white_spacer

Escriba la letra B

white_spacer

Comentarios

white_spacer

Usabilidad Estrategia Presentaciones Otros Temas Casos Otros Autores

white_spacer

     Contactar      Comentarios sobre el sitio      Valoraciones      Privacidad      Curriculum


Late Latino

calific1

  0

calific2

  0

calific3

  0

calific4

  0

calific5

  0

calific7

  0

calific8

  1

 

Articles in English