Artículo

 

 

 

 

El monopolio de los cables

Por Daniel Mordecki
30 de abril de 2005

Sólo el estado debería desarrollar las actividades que implican de por sí un monopolio, con mucha más razón si se trata de un país tan pequeño como Uruguay.

Cables monopólicos

es común escuchar a liberales y neoliberales alabar y exigir competencia en actividades dónde no es posible ejercerla, precisamente por su carácter natural de monopólicas

Dentro de las distintas actividades que se desarrollan en la economía de nuestro país (Uruguay), hay algunas que por el tamaño de nuestro mercado o por sus características intrínsecas terminan desarrollándose en forma monopólica. Y ésta es una consideración de extrema importancia, porque es común escuchar a liberales y neoliberales alabar y exigir competencia en actividades dónde no es posible ejercerla, precisamente por su carácter natural de monopólicas. Dentro de esta categoría cae la distribución de señales de audio, video y datos a través de una red cableada de última generación, motivo de la licitación suspendida recientemente por la URSEC.

¿Qué sentido tiene decir que el nuevo cableado favorecerá la competencia, cuando es elemental y obvio que se desarrollará como un monopolio, exactamente igual que el cableado actual? No hay ni en Montevideo ni en Uruguay espacio para dos cableados paralelos de similares características que permitan a hogares y empresas elegir entre al menos dos opciones, ni que hablar de elegir entre múltiples posibilidades, porque económicamente no es viable ni sensato que la sociedad termine absorbiendo el costo de la infraestructura necesaria para ello.

Sólo monopolios estatales

Es tanto el poder económico, social y hasta político que implica ejercer un monopolio, que debería ser potestad exclusiva del estado ejercerla. Esta no es una idea nueva, ni original: tanto la legislación de los Estados Unidos como de la Unión Europea abundan en restricciones a las actividades monopólicas ejercidas por privados.

Es tanto el poder económico, social y hasta político que implica ejercer un monopolio, que debería ser potestad exclusiva del estado ejercerla.

En Uruguay estamos congelados en el tiempo en nuestro concepto de actividad monopólica, perdiendo de vista que la evolución de la economía y la tecnología que crean nuevos monopolios a la vez que eliminan las características monopólicas de otros. Así la telefonía camina a pasos agigantados a perder su condición de monopolio, si no la perdió ya, siendo casi imposible enumerar las diversas formas de transmitir voz por Internet u otras conexiones de datos sin posibilidad siquiera de que organismo alguno pueda considerar o controlar esta evolución. En el otro plato de la balanza, la televisión por cable se ha erigido en un nuevo monopolio que ha consolidado el poder de los tres canales privados, con Tenfield como convidado de piedra del negocio, transformando la supuesta libertad de mercado en la monotonía de una única oferta, una única lista de precios, apenas opacada por las rencillas de poder que aparecen cada vez que juega la selección.

El nuevo cableado para la distribución de audio, video y datos en sustitución del cableado actual de televisión para abonados debería ser de propiedad estatal. No importan los gritos furibundos que esta afirmación pueda generar, porque estos gritos solo esconden los jugos gástricos que genera en quién los profiere la oportunidad de comer semejante bocado.

Un mercado competitivo

Si el nuevo cableado es de propiedad estatal, entonces sí podría haber un verdadero mercado competitivo de señales de video, audio y diversos servicios, que democratice de una vez por todas la posibilidad de comunicar ideas, distribuir cultura y comercializar entretenimiento, por lo menos hasta dónde los límites de la tecnología actual lo permiten.

Quien lo quisiera podría generar una señal de video, pagar el canon correspondiente al estado por distribuírla en la red y vendérsela a sus clientes. Esto multiplicaría exponencialmente tanto la posibilidad de expresión y la libertad de prensa como las opciones para los ciudadanos. Así alguien podría concebir una nueva señal deportiva o distribuir un canal extranjero o producir nuevas señales de radio. Este mercado fluido de oferta y demanda es imposible con una red monopólica en manos privadas, tal como sucede hoy en día con el cableado en manos de Equital. La libertad de crear señales o servicios de audio y video terminan en la voluntad de Equital, y por ende de los canales privados de distribuir o no dicha señal por la red, algo que hasta el momento no ha sucedido jamás.

Lo mismo para los servicios de datos, dónde sobre la portadora propiedad del estado se podrían construir por parte de privados servicios de valor agregado en redes privadas o públicas, aumentando la oferta y la cantidad de opciones de que disponen hogares y empresas.

Está en nosotros entender las implicancias que una decisión de tal magnitud tiene y discernir entre los intereses particulares y los intereses generales, leyendo entre líneas para crear un mercado de las comunicaciones verdaderamente libre y fluido, que sustituya al monopolio que férreamente controla la emisión televisiva desde hace décadas en nuestro país.

mordecki.com

 

 

 

Descargas

descargar Pdf Descargar artículo
 (PDF - 83 KB)

Valoraciones

Calificacion promedio 5

6 valoraciones

Su opinión:

Excelente

Muy bueno

Bueno

Aceptable

Regular

Malo

Muy malo

¡Suscríbase!

Reciba una notificación cuando se incorpora un artículo
Más información

Usabilidad, y estrategia en Internet

white_spacer

Descargas

descargar Pdf Descargar artículo
 (PDF - 83 KB)

Comentar

Nombre:

Email:

Comentario:white_spacer

Escriba la letra Y

white_spacer

Comentarios

A Locatelli
12 de Febrero de 2009white_spacer
La verdad que dice el artículo es grande como una casa. Lástima que casi nadie se enterará de ella, porque decir Equital es decir Flias. Romay, Sheck y De feo, o sea Canal 4, 10 y 12, El País, radio Sarandí, radio Carve, radio Oriental, radio Montecarlo y un largo etcétera. Y pensar que todos esos medios de prensa invitan sistemáticamente a connotados economistas a predicar las bondades del liberalismo económico (Talvi, De Posadas, Michele Santo, Benavente, etc.), remarcando como disco rayado lo perjudicial de los monopolios ¡paradojaaaa!

white_spacer


Javier
05 de Octubre de 2008white_spacer
Hay cosas del artículo que no comprendo.
Si Equital hizo un cableado, cualquier otra empresa podría hacerlo. Claro que para eso tendría que ser autorizada a cablear...

Ahora, yendo al principio. ¿Cuál es la razón por la cual se debe de pedir autorización para distribuir señales de TV a través de un cable, si no estoy utilizando parte del espectro radioeléctrico público?
Si quiero vender frijoles por un caño a domicilio, puedo hacerlo, pero señales de radio y televisión, ¿no puedo?


white_spacer


Alejandro
21 de Setiembre de 2008white_spacer
Excelente comentario. La verdad que el servicio de cable actual es muy malo, podria mejorarse en calidad y cantidad de señales. El monopolio contribuye a esa decadencia y a que la oferta cultural sea menor a la que podría ser y que peor aún sea controlada, por quién sabe quien. Se reúnan en una mesa 10 personas y con fines económicos y políticos decidan que es lo que podemos ver y lo que no; y que nuestra elección cultural quede por fuera de la democrácia.

white_spacer


white_spacer

Usabilidad Estrategia Presentaciones Otros Temas Casos Otros Autores

white_spacer

     Contactar      Comentarios sobre el sitio      Valoraciones      Privacidad      Curriculum


Late Latino

calific1

  1

calific2

  0

calific3

  1

calific4

  0

calific5

  0

calific7

  1

calific8

  3

 

Articles in English